¡Alaba, alma mía a tu Salvador!

0
119

 

Celebración del Corpus Christi

San Juan de los Lagos

 

La Celebración del Corpus Christi, es una de las más grandes celebraciones de dogma de Fe que se celebra por todo lo alto dentro de la Iglesia Católica, ya que es en está celebración donde se conmemora la presencia real de Jesús en la Eucaristía; puesto que es en la Hostia Consagrada el mismo cuerpo de Cristo quien yace presente en Ella.

La celebración del Corpus Christi  se realiza el jueves siguiente al domingo de la Santísima Trinidad, y para celebrar con mayor solemnidad este día, después de la celebración eucarística se realiza una procesión en la cual se expone durante el recorrido la Hostia Consagrada, para ser honrada y venerada por todos los asistentes.

Es así como también  el jueves pasado los fieles de San Juan de los Lagos, se congregaron en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de San Juan para participar en punto de las seis de la tarde de la celebración eucarística del Corpus Christi.

Monseñor Jorge Alberto Cavazos, Obispo de la diócesis de San Juan, fue quien presidió la celebración Eucarística, concelebrando junto a él monseñor Felipe Salazar, obispo emérito también de esta diócesis.

Durante la celebración monseñor Jorge Alberto destacó la importancia de conmemorar con un día especial a quien es el salvador del mundo, pan de vida que alimenta al alma, e invitó a no solo celebrarlo un día, sino también vivirlo día a día asistiendo a la celebración eucarística y recibiendo el cuerpo de Cristo.

Terminada la celebración Eucarística se expuso el Santísimo, acto seguido inició la procesión solemne en la cual participaron los padres del cabildo de Catedral, monseñor Felipe Salazar, sacerdotes de las distintas comunidades parroquiales, seminaristas, adoradores, la Guardia  de Honor de la Virgen de San Juan y cientos de personas de la ciudad, todos ellos  encabezados por el Santísimo.

La procesión siguió un recorrido alrededor de la plaza principal, donde se colocaron tres altares, en los cuales fue expuesto el Santísimo para su adoración y veneración, el recorrido finalizó con la bendición con el Santísimo  en un cuarto altar en el atrio de la Catedral.

Cabe destacar que cada uno de los altares fue realizado con una temática en especial.

Gracias a todas las personas que participaron en la elaboración de cada uno ellos.