Pidiendo la bendición de Dios para todos, les saludo

0
19

Con el favor de Dios iniciamos este mes de agosto, en el que celebramos a Nuestra Madre Santísima. Su fiesta solemne es una gran expresión de buscar el cielo como nuestra meta más grande.

En este mes también celebramos dos etapas importantes de la vida del ser humano: el día Internacional de la Juventud, 12 de agosto, y el día del Adulto Mayor, 28 de agoto.

Celebrar estas fechas es una acción de gracias por la vida y las oportunidades recibidas en ella misma; pero también debe ser una oportunidad para, como el Papa Francisco lo ha comentado, se dé el diálogo entre estas dos generaciones.

Durante toda nuestra vida requerimos la relación con las personas de todas las generaciones, pero resulta muy necesaria en cuanto que hay más en unos el anhelo de un futuro terreno mejor (los jóvenes) y en otros (los adultos mayores) lo hay en su experiencia sabia de la escuela de la vida .

Procuremos aprovechar estas oportunidades que la vida nos da para alcanzar nuevas metas en la vida de nuestra familia y sociedad.

Por otro lado, les invito a apoyar este fin de semana de forma económica a la colecta diocesana de FAAS (Fraterna Asistencia Sacerdotal, organismo diocesano que vela por el cuidado de la salud de los sacerdotes enfermos y mayores). Esta colecta será un agradecimiento y apoyo a los sacerdotes que, entregando su vida en el correr del trabajo y el tiempo, a veces padecen situaciones que afectan su salud.

Oremos por ellos, ayudémosles en su labor pero no les dejemos sin apoyo cuando su persona lo requiere. Gracias por esa buena ayuda que daremos todos en pro de la salud sacerdotal.

Agradezco sus oraciones por mi salud, esperando que, una vez restablecido, estaré en mejores condiciones para servirles mejor.

Con mis oraciones y mi bendición:

+ Mons. Jorge. C. A.

Leave a Reply