¡Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos!

0
14

Hola amigos lectores del Mensajero, les saludo con mucho gusto.

Mi nombre es Francisco Javier Orozco Medina, nací un 17 de marzo del 2000 en Tepatitlán de Morelos. Soy el primero de una familia de 3 hermanos, mis padres son: Gustavo Orozco Bustos y Rosalina Medina Cortés; mis hermanos son: Montserrat y Gustavo.

El llamado a entrar al Seminario fue desde muy chico con tan solo 11 años, cuando ingresé de monaguillo en la parroquia de San Francisco de Asís en el 2011. Desde chico me llamaba la atención, ya que tengo un tío que es sacerdote, el presbítero Héctor Medina Cortés, y gracias a él, fue como comenzó mi llamado. También gracias al padre Jesús Flores, quien me invitó al preseminario del 2012 en el Seminario Menor de Tepatitlán, donde cursé mis tres años de secundaria.

Al terminar la secundaria, continué con mi formación en la preparatoria del Seminario Menor en Atotonilco.

Actualmente estoy cursando quinto semestre; este es mí sexto año en el seminario. Dios mediante, el próximo año ingresaré al Seminario Curso Introductorio en Arandas.

Les agradezco mucho a todos aquellos sacerdotes, diáconos y seminaristas que han sido mis formadores; y especialmente a mí familia, que gracias a su apoyo sigo con mucho entusiasmo y alegría.

Jóvenes y adolescentes: si les interesa entrar al seminario ¡anímense!, es una bella y alegre experiencia, hay diversas actividades como el deporte, aseo, estudio, rosario, academias, entre muchas otras. Puedes entrar desde la secundaria, así como yo. ¡Vamos, forma parte de nuestra familia seminario!

¡Anímate! No tengas miedo.

Y con esta cita bíblica termino mi historia vocacional: “Porque son muchos los invitados, pero pocos los elegidos” (Mt, 22, 14).

Gracias, espero haya sido de su agrado, me encomiendo a sus oraciones.

Hasta la próxima, queridos lectores.

Leave a Reply