Pidiendo al Señor Dios que esté siempre con nosotros les saludo:

0
76

Pidiendo al Señor Dios que esté siempre con nosotros les saludo.

Hermanos, estamos en plena vida del tiempo de adviento, tiempo que antecede la alegría del nacimiento de Cristo. Estamos ya a unos días de celebrar este acontecimiento que marca fuertemente la vida del ser humano. Por ello hemos celebrado con alegría y amor a Dios, a nuestra madre la virgen María, ella es la Santa y hermosa aurora que anuncia la luz plena que es Jesucristo.

Nuestras celebraciones marianas en adviento marcan la alegría de la presencia de Jesucristo como lo vivieron en casa de Zacarías quienes recibieron a María en su visita. Quiero agradecer a cada persona que ayudó en la celebración de la Inmaculada Concepción en San Juan de los Lagos apoyando unos de una forma y otros hermanos de otra forma esta gran alegría. Dios pagará el apoyar la veneración a su madre Santísima.

Ahora nos adentramos de lleno a preparar la celebración del Nacimiento de nuestro Salvador, por ello nos disponemos a vivir desde la liturgia, la alegría de que Dios ha venido a estar a nuestro favor. Preparemos bien la festividad de la Navidad, no se trata de organizar una fiesta, sino de agradecer gozosamente que Dios, que es todo el verdadero bien para el ser humano está por nacer.

En este sentido les deseo unas muy felices posadas, que sean rezar y encuentro fraterno de modo que sirvan para anunciar a Jesucristo y reunirnos en su camino de salvación.

Con mis oraciones y mi bendición:

+ Mons. Jorge. C. A.