¡Alégrense todos, ya viene el Salvador del mundo! Primer concurso de piñatas navideñas

0
54

Muchas son las actividades que se realizan día a día en las parroquias pertenecientes a la diócesis, tareas que se llevan a cabo con el único fin de seguir evangelizando a una sociedad cada vez más falta de valores y de identidad cristiana. Así que en atención a estas necesidades y con el favor de estos tiempos decembrinos que se prestan para reforzar valores y lazos en comunidad, la parroquia del Espíritu Santo, en San Juan de los Lagos a través de sus sacerdotes, se dio a la tarea de organizar el primer concurso de piñatas navideñas.

Este primer concurso de piñatas tenía como objetivo unir, despertar la creatividad, rescatar tradiciones como la elaboración de piñatas artesanales y sobre todo transmitir un mensaje de alegría y esperanza.

Fueron elaboradas alrededor de 35 piñatas, y presentadas principalmente por varias personas y grupos de la catequesis parroquial. Participando desde los grupos de kínder (libro uno del catecismo) hasta los grupos más grandes (libros 11 y 12).

El concurso se realizó el pasado 17 de diciembre en el foro del atrio parroquial, donde se contó con la presencia de varias personas, entre ellos, familiares, amigos de los concursantes, catequistas, alumnos y demás vecinos de la comunidad. La convocatoria para la participación del concurso de piñatas se llevó a cabo semanas atrás, ya que, entre las bases para dicho concurso, era primordial que estuviera elaborada a mano, con base de globo y realizada por el grupo participante. Así que con tiempo y cediendo cada semana media hora después del catecismo, se quedaban grupitos para aventajar la piñata y ultimar detalles para el día del evento.

Llegado el día, a las 7:20 de la noche, los representantes de cada piñata fueron pasando uno a uno y con piñata en mano mencionaban el porqué de la elección de su diseño para esta, además de mencionar el significado de cada uno de los elementos, dejándonos con ello un mensaje a los presentes.

Es de reconocer el esmero y creatividad de todos los participantes, quienes pusieron además de colorido y horas de trabajo, alegría y buena voluntad. Recordar que la importancia de el evento no está en ganar, que, aunque es lo que motiva, la verdadera importancia radica en formar comunidad, fraternidad y valores.

¡Felicidades a todos los participantes, a seguir trabajando por la buena catequesis!