Mensajero Diocesano

0
24

Continuando con la alegría que lleva el inicio de un nuevo año, muchos de nosotros nos hemos propuesto metas personales y profesionales, mismas que estaremos realizando en el transcurso de este ciclo. Prácticamente ya ha pasado un mes de este 2018, por eso, es importante el hacer una pequeña pausa en nuestro día y reflexionar sobre las acciones que hacemos a diario y preguntarnos si estas nos llevarán a cumplir las metas que nos hemos planteado; también, es importante el cuestionarnos si estas actividades ayudan a los demás, porque es indispensable que en nuestras metas particulares incluyamos el bien común para todos los que nos rodean.

Por otro lado, queremos invitarlos a todos los que conformamos esta querida Diócesis de San Juan de los Lagos a elevar una oración por todos aquellos peregrinos que dejando sus hogares, familias, empleos y, sin tener en cuenta las inclemencias a las que puedan enfrentarse, han salido al encuentro de la madre para venerarle y agradecerle por los favores recibidos.

Como cada año, seremos testigos de los miles de personas que llegan a estas tierras alteñas para contemplar la belleza de nuestra madre santísima de San Juan de los Lagos; también invitamos, a aquellos que puedan, a tenderle la mano al hermano, sin duda, esta es una buena oportunidad para mostrar un acto de misericordia.

Ofrezcamos pues la ayuda a quien lo necesita, regalemos una sonrisa de alojamiento y una oración que les dé la fuerza espiritual para llegar a los pies nuestra Virgen de San Juan.