La perseverancia: virtud confundida y olvidada

0
17

Es importante y necesario rescatar esta virtud para lograr éxitos en la vida ya que nos puede ayudar a no dejarnos vencer por los problemas y contratiempos de la vida cotidiana.

Es probable que nuestros hijos no la conozcan porqué la sociedad en que les ha tocado vivir es una sociedad donde la ley del menor esfuerzo la rige y todo es desechable. Y es la misma sociedad quien lleva a confundir el concepto de perseverancia con terquedad.

La terquedad no te lleva a nada ya que te hace seguir y seguir, aunque te topes mil veces con la misma pared, pero la perseverancia te hace intentar una y otra vez las cosas, pero siempre adecuando tus esfuerzos según la situación para no darte por vencido. Por eso, hoy te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en la virtud de la perseverancia.

1./ Busca el verdadero significado de la perseverancia.

Esto es importante ya que dependerá de nosotros que se la transmitamos adecuadamente a nuestros hijos.

Perseverar es seguir intentando hasta lograr nuestro objetivo, pero además es ir corrigiendo el rumbo para llegar a buen puerto. Es forzarnos cada vez más para tener la valentía y el aplomo para seguir adelante a pesar de las adversidades. Si tenemos claro esto, podremos transmitirlo a nuestros hijos correctamente.

2./ Explícales a tus hijos en qué consiste esta virtud.

Es aquí donde vienen luego grandes problemas porque nuestra comunicación verbal no coincide, no es coherente, con la no verbal y es cuando nuestros hijos no reciben el mensaje adecuadamente.

Esto puede provocar que se confunda la virtud de la perseverancia con él vicio de la terquedad.

3./ Busca actividades que les ayuden a vivirla.

Claro, es necesario reforzar lo que les hemos transmitido con actividades que les ayuden a vivirla diariamente.

Una de ellas puede ser terminar lo que comienzan y los podemos ayudar si desde pequeños les acostumbramos a ello. Es indispensable ponerles actividades de acuerdo a su edad para que tengan la capacidad de terminarlas y así vean que pueden perseverar para alcanzar su meta.

4./Premia los esfuerzos por vivirla.

Y no me refiero a premiar con grandes cosas, sino con el reconocimiento de los esfuerzos.

Para nuestros hijos es vital ver que nos damos cuenta de lo que hacen, de sus esfuerzos por seguir adelante, de perseverar. Si les damos una palabra de aliento, seguro se sentirán motivados para no dejar de seguir tratando.

5./ Da testimonio de esta virtud.

Como decía antes, si nuestros hijos no ven coherencia en nuestra vida es muy difícil que sean niños virtuosos.

Es importante que vean en nosotros personas que comentemos errores pero que intentamos ser mejores cada vez.

Personas que nos cansamos o que a veces nos sentimos agotados pero que perseveramos hasta conseguir nuestros objetivos. Esto es mucho más educativo y formativo que nuestras palabras.

Educamos en todo lo esto así que busquemos que nuestros hijos vean que tomamos las cosas con una actitud positiva.

Debemos también nosotros perseverar en la educación de nuestros hijos con amor y por amor y de esta forma ellos entenderán con claridad en qué consiste tan grande virtud.

Leave a Reply