17 años de la Parroquia de San José, en Jalostotitán

0
39
Parroquia de San José en Jalostotitlán
Entrada de la imagen del Señor San José en procesión, entre danzas y porras. 

7:00 de la tarde y el sonido místico del caracol hacía su llamado, junto a éste le empezaron los cascabeles y el tambor para marcar los pasos de sus danzantes; a lo lejos, se escuchaba el repique de las campanas que enmarcaban el día de fiesta… el aniversario de una parroquia.

17 años atrás, ese mismo llamado se hizo presente, pues iniciaría el caminar de una comunidad, la segunda más joven de Jalostotitlán, pues el “Potrerito” (como se le nombraba de cariño) fue designado a ser el hogar para una población creyente, alegre, amigable y trabajadora que ofrece su día a día a Jesús Eucaristía y a la Santísima Virgen.

Por ello del 10 al 12 de septiembre, como ya se ha hecho una tradición, la comunidad parroquial de San José agradece a Dios por todos los gestos bondadosos que ha tenido para esta comunidad en un año más de caminar juntos, y este año, se reunieron para peregrinar con aquella imagen pequeña de su Santo patrono, misma que hace 17 años presenció su elevación por manos de Dn. Javier Navarro Rodríguez, quien fuese obispo de esta Diócesis Mariana.

En esta ocasión, de día de fiesta, el encargado de presidir la Santa Misa fue el Sr. Cura Carlos Rocha, quien fue el segundo vicario de aquella naciente parroquia, durante su homilía resaltó algunos puntos que se deben de valorar para tener una buena comunidad parroquial “1) Permanecer bien asentados en la fe en Jesucristo… y la parroquia es ese espacio donde hay una finalidad que es llevar el anuncio de la salvación y compartir la fe, haciendo crecer a las personas humana y cristianamente. 2) un buen párroco… pues es quien la anima, la alienta, le da la bendición. 3) Tiempo para la confesión: ya que las personas buscan mucho para que se les atienda en la confesión. 4) información a la mano: que ofrezca información precisa de todos los servicios que brinda la parroquia para mayor acercamiento de las personas. 5) Buena relación con toda la comunidad: la parroquia se le llama comunidad de comunidades… es un centro de comunión para todos sus integrantes, donde tengan un encuentro agradable de encuentro para mantener un espíritu de comunión entre todos los agentes de pastoral. 6) Debe de cuidar sus espacios para la oración… que se tenga de una manera digna, adecuada… que se ofrezca un espacio amplio para que la gente encuentre un espacio propio para la oración y que estos se respeten. 7) Debe ser un espacio de formación para toda la parroquia, donde se fortalezca el conocimiento de su fe. 8) Un buen ambiente: donde exista la integración de todos sus integrantes, que genere expectativas al exterior pero también al interior”.

Peregrinación por las calles con la imagen del Señor San José

17 años han pasado desde aquel medio día del 12 de septiembre del nuevo milenio, mismos que han sigo grabados en la memoria de sus feligreses, donde los cambios y crecimientos se hicieron presentes, así es la parroquia de San José, “El Potrerito” en el que crecí.

Por: Héctor Javier Álvarez Romero, corresponsal.