Felicidades y Gracias Papás por llevar nuestra vida en su corazón.

0
98

Pidiendo toda Gracia de Dios Padre para Ustedes, les saludo.

Por estas sencillas frases, quiero felicitar a todos los papás agradeciendo su vida ante sus hijos.

Nuestra fe nos invita a descubrir a Dios como Nuestro Padre. Sí, en primer lugar porque nos ha creado y tiene la autoría en nuestro ser; Dios nos ha creado pero además nos ha puesto en un lugar privilegiado: somos su creatura predilecta. Y esto nos invita a ver qué gran existencia nos ha dado; ha hecho todo para nosotros, es decir, nos crea y forma un entorno maravilloso, para nuestra realización y hacerlo fructificar en un sano respeto.

Dios nos ha acompañado orientando nuestra vida con Leyes que son vida, prosperidad y bienaventuranza para nosotros sus hijos. En el camino nos abraza y habla; nos muestra el orden y lo conveniente. Llegada la plenitud de los tiempos nos envió a Su Hijo, nuestro Hermano Mayor y Señor Jesucristo. Él que conoce perfectamente a Nuestro Padre nos lo muestra perfectamente y nos enseña a amarlo y vivir según su voluntad, pues Él es Todo para nosotros. Dios nos ha confirmado en Jesucristo que nos ama como Padre y quiere que le amemos de corazón a Corazón. Abrirse a este amor de nuestro Padre Dios es recibir toda bendición, es saber que como creatura, pero además por el bautismo hemos recibido la alegría más grande: ¡Soy hijo de Dios! Es el don más hermoso que podemos tener y es inicio de la recepción de múltiples gracias perennes que Nuestro Padre lleno de amor considera para nosotros, por ejemplo los sacramentos y de forma especial recibir a Jesucristo Eucaristía, ser templos del Espíritu Santo; y tener la alegría de la familia y el hogar celestiales.

Por eso hermanos, al saber que todo el mundo lleva esta experiencia felicito, y todos debemos hacerlo, a quienes Dios ha dado esta dignidad: ¡Ser Papá! Gracias por querernos, incluso antes de que nos conocieran físicamente; gracias por educarnos, gracias por la fe, gracias por los trabajos en favor de sus hijos; gracias por buscar corregirnos según las etapas de nuestra vida, gracias por pensar en nuestro ser cuando piensan en la belleza y situaciones buenas de la vida; incluso en la edad avanzada cuánta sabiduría nos enseñan en su paciencia y su amorosa mirada. Gracias por alegrarse en nuestras alegrías, llorar por nuestras penas, llorar con nosotros; Gracias por saber acompañarnos llenos de respeto, aun cuando no estamos cerca pues sé que les encanta que estemos juntos y así a veces en silencio ver la familia, los campos, la casa; hablar de cómo me va, de deportes, de la vida, de sus experiencias, de vivencias y tantas cosas más.

Muy estimados Papás: gracias y felicidades, y mis respetos ante su persona y vocación, pues engendrar hijos y llevar sobre su persona y corazón el deseo de que sus hijos “salgan adelante”, es realmente digno de admirarse.

Agradezco al Señor este maravilloso don en Ustedes y el don de mi amando padre, a quien extraño y sigo amando; él ha sido llamado por Dios Padre a vivir plenamente la alegría de ser su hijo, pero está en mi corazón. Gracias por sus enseñanzas, alegrías, desgaste y correcciones, su creatividad para llevarnos adelante en la vida. Los hijos siempre sentimos que nuestro padre, aunque ya difunto, de alguna forma nos sigue acompañando e ilustrando.

Dios quiso mostrar el lugar de los papás al darle a su Hijo Jesucristo a San José, Él supo amarlo y cuidarlo guiándole en el camino de la vida: el Amor de Dios. Él es el santo patrono de todo papá y sabe ayudarles en esta gran y hermosa misión.

Esperando siempre experimenten afecto de su familia y el inmenso amor de Nuestro Dios Padre Santo les envío mi bendición.

¡Gracias y Felicidades!

 

Con mis oraciones y mi bendición: + Mons. Jorge. C. A.