La bondad, una virtud que se ha olvidado

0
12

Últimamente, las virtudes han pasado de moda y la sociedad nos invita a ser atrevidos, a no dejarnos y a usar la violencia si es necesario.

Existe una corriente que invita a nuestros hijos a ser competitivos, a ser los primeros en todo y les dice que el bueno, es tonto y no tiene éxito en la vida. Pero al final de cuentas, si no existe bondad, las cosas se van a pique y nuestros hijos se enrolan en la dinámica del “atropellar a quien me estorbe para hacer mi voluntad, para cumplir mis sueños”. Por ello, te dejo mis 5 tips para inculcar la bondad en nuestros hijos.

1.- Diles que los amas en todo momento.

Nuestros hijos deben tener claro que nosotros los queremos a pesar de lo que hagan o dejen de hacer.

Nuestro amor debe ser incondicional y debemos expresarlo constantemente, así nuestros hijos sabrán que lo tienen y que si por alguna razón se equivocan, no lo perderán.

Es importante que los abracemos y acariciemos, sin causarles pena, pero si que nos sientan cercanos para que no busquen ese cariño en otras personas que pueden llevarlos por mal camino y hacerles más daño.

2.- Que sepan que estás siempre disponible para ellos.

Si no sienten nuestra atención y cercanía comenzarán a llamar nuestra atención con actitudes negativas o rebeldes.

Recordemos que ahora, con la mayor facilidad, encuentran consejos equívocos sobre este tema, ya sea en el internet o con sus compañeros. Siempre es mejor ser padres cercanos a nuestros hijos.

3.- Enséñalos a obedecer por convicción. 

Otra forma de ser solidario con los pobres es no desperdiciando la comida por que hay otras personas que la necesitan y no la tienen. Debemos hacer conciencia en nuestros hijos de que lo que tenemos nos sirve para solucionar nuestras necesidades, pero si hay desperdicio, quiere decir que estamos siendo egoístas con los demás y por lo mismo debemos guardar para compartir con los que no tienen.

4.- Que aprendan a discernir lo bueno de lo malo.

Siempre es mejor que por ellos mismos sepan lo que es bueno y lo que es malo, lo que les conviene o no.

Esto se logra conforme van creciendo. Primero debemos enseñarles el significado de bondad y maldad. Debemos también enseñarles lo que está permitido y lo que no está permitido, así se van formando un criterio y les vamos formando el carácter.

5.-Que sepan ofrecer sus actos a Dios.

De esta forma tendrán cuidado de sus acciones porque sabrán que están dedicados a Dios y que siempre deben estar encaminados a Él. Y cuando cometan un error, será sencillo también ofrecerlo y corregirlo para que sus actos sean agradables a Dios.

Recordemos que las virtudes se alcanzan poco a poco, con la vivencia cotidiana.

Leave a Reply